Entidades Financieras y la Agenda 2030

Información y consultas  info@codigor.org     +54 911 4087 2602
___________________________________________________________


Perspectivas Abiertas ... 

¿Qué aporta la Inclusión Financiera a los ODS?, Ignacio Carballo,  Noviembre 5 de 2018

Impulsar un sector financiero inclusivo ha sabido constituirse paulatinamente en una meta cada vez más añorada por los distintos gobiernos y organismos internacionales. Tanto fue así, que en 2015 la nueva Agenda 2030 de las Naciones Unidas resaltó al acceso ampliado a servicios financieros en cinco de sus 17 nuevos objetivos para el desarrollo sostenible (ODS).  
No obstante, la inclusión financiera propiamente dicha es un concepto multidimensional. Esta característica torna difuso, diagramar un mapa único y claro de relaciones causales entre inclusión financiera y el desarrollo sostenible.

*El acceso a servicios financieros en condiciones favorables promueve a suavizar los patrones de consumo, planear mejor los gastos* La teoría nos dice que el acceso a servicios financieros en condiciones favorables promueve a suavizar los patrones de consumo, planear mejor los gastos, atender riesgos relacionados con la salud y realizar inversiones no sólo en emprendimientos productivos, sino también a largo plazo como en educación.  No obstante, existen relativamente pocas investigaciones sobre el tema. Un motivo fundamental corresponde a las limitaciones en la disponibilidad de datos a nivel nacional y global mencionadas. 
A pesar de ello, diversos autores han estudiado los beneficios de la inclusión financiera. De manera general, la mayor parte ha analizado dimensiones específicas en base a casos y evaluaciones de programas particulares implementados alrededor del planeta.
Específicamente, en “Achieving the Sustainable Development Goals: The Role of Financial Inclusion”, Klapper y coautores (2016) resumen la evidencia empírica que señala cómo la inclusión financiera puede ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
En dicho documento y con base a los casos de estudios analizados, se sostiene que algunos objetivos son promovidos de manera directa (ODS 1, 2, 3, 4 y 5) mientras que otros, aunque no existan estudios empíricos que brinden evidencia robusta, existen motivos teóricos para sostener que la inclusión financiera puede ayudar a promoverlos de manera indirecta (6, 7, 8, 9,10 y 16)
De manera similar, en el trabajo “Financial Inclusion and Inclusive Growth: A Review of Recent Empirical Evidence” de Demirgüç-Kunt y Singer (2017), los autores realizan un análisis de la evidencia empírica diferenciando categoría de producto financiero.
Analizando sus conclusiones y de acuerdo con la evidencia global más reciente, la siguiente tabla resume qué sabemos actualmente sobre el impacto de la inclusión financiera en dimensiones afines al desarrollo.

Impacto de los productos financieros basado en la evidencia de la inclusión financiera

P a g o s. La transferencia de los pagos en efectivo a las cuentas aumenta su velocidad; reduce la incidencia asociada de la delincuencia; aumenta la transparencia y también ayuda a las personas a crear un historial de datos de pagos que puede ser aprovechado para un mejor acceso al crédito.
La incorporación de datos de pagos en los archivos de crédito también ayuda a las instituciones financieras a evaluar mejor los riesgos crediticios y, por lo tanto, a minimizar su cartera de préstamos en mora. La transferencia de los pagos en efectivo a las cuentas podría ser especialmente valiosa para las mujeres, que se benefician de la mayor confidencialidad y control. Esto también puede tener mayores beneficios para la sociedad y el desarrollo.

A h o r r o s.  Las ventajas de los ahorros formales son la seguridad contra el robo, el pago de mejores ingresos por intereses y el control del gasto impulsivo (y, por lo tanto, la promoción de una mejor administración del efectivo). Fortalecer el empoderamiento económico de las mujeres ofreciendo confidencialidad y mayor control sobre sus ahorros. De todos modos, las investigaciones expresan incertidumbre sobre los mecanismos exactos que permiten a las personas ahorrar más o administrar mejor sus fondos con una cuenta de ahorro. 

C r é d i t o s.  Los préstamos de una institución financiera formal pueden dar mejores condiciones de crédito que los de prestamistas informales. El microcrédito puede aumentar los gastos de consumo de los hogares, los bienes, la oferta de mano de obra y la asistencia de los niños a la escuela, especialmente cuando el microcrédito se concede a las mujeres. De todos modos, los ensayos controlados aleatorios para evaluar el impacto del microcrédito han extraído “efectos moderadamente positivos, pero no transformadores” del microcrédito como herramienta de desarrollo (Banerjee et al., 2015).

S e g u r o s.  La evidencia empírica documenta que los individuos adoptan una tecnología de mayor riesgo y rendimiento si se les proporciona acceso a un seguro agrícola formal. La evidencia demuestra que anima a los agricultores a pasar de cultivos de bajo rendimiento y bajo riesgo a cultivos de alto rendimiento y alto riesgo.  Sin embargo, los estudios no suelen evaluar las implicaciones para el bienestar de la adopción de la tecnología de mayor rendimiento.

D i g i t a l e s. De cara al futuro, uno de los pilares principales en las distintas iniciativas de inclusión financiera alrededor del mundo tiene como centro la promoción e incorporación de nuevas herramientas digitales.  * La inclusión financiera disminuye a su vez la probabilidad de que la gente caiga en la pobreza, pues mitiga las consecuencias de gastos inesperados*
Dado el acelerado avance de las nuevas tecnologías, las innovaciones digitales brindan la promesa de una inclusión financiera de amplio alcance y escala. El uso de medios digitales, especialmente para pagos pero también para formas más complejas de acceso y uso de servicios financieros, ha mostrado un gran potencial para llegar a grandes segmentos de la población financieramente excluida.

B e n e f i c i o s.  En resumen, a nivel macroeconómico, beneficios como el incremento de la economía formal, la reducción de riesgos y costos bancarios, la creación de empleo, la estabilidad financiera, la efectividad de la política monetaria, el estímulo a la actividad económica, entre tantos otros, se aúnan a la promesa de reducir la pobreza y las desigualdades.
A nivel micro, cuando las personas están incluidas en el sistema financiero, poseen más oportunidades para salir de la pobreza al invertir en actividades económicas o en capital humano, por ejemplo, en educación o salud. La inclusión financiera disminuye a su vez la probabilidad de que la gente caiga en la pobreza, pues mitiga las consecuencias de gastos inesperados.
Programas de educación y alfabetización financiera que acompañen el desarrollo del sector contemplando aspectos y capacidades de la demanda, nuevas tecnologías que faciliten una inclusión financiera digital responsable, y la valiosa intervención de actores externos trabajando en alianza con agentes y líderes locales, son todos factores imprescindibles que deben trabajar sinérgicamente en estrategias de inclusión financiera.
Con el reciente fomento a la inclusión financiera y la revolución Fintech que promete profundizar y acelerar de manera vertiginosa su alcance, somos optimistas al decir que se realiza un valioso aporte a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Los argumentos expuestos en esta tribuna responden en exclusiva al punto de vista del autor, que es responsable de las opiniones manifestadas, y no reflejan en ningún caso la postura de la SEGIB (Secretaría General Iberoamericana).  sic Fuente:  Somos Iberoamerica.org 

__________________________________     

E c u a d o r   - SARAS, Convenio de Cooperación Técnica No Reembolsable,   Junio 2018. 

SARAS. Banco del Pacífico y la Corporación Andina de Fomento (CAF) firmaron el “Convenio de Cooperación Técnica No Reembolsable”, con el cual se implementará un sistema de gestión de riesgo ambiental y social (SARAS) en las operaciones de crédito que otorga la entidad.

El convenio fue suscrito por el Ing. Efraín Vieira, Presidente Ejecutivo de BdP y el Ing. Bernardo Requena, Director-Representante de la CAF. Además estuvieron presentes Gerentes e invitados especiales. Banco del Pacífico tiene un contrato de línea de crédito con la Corporación Andina de Fomento (CAF), la cual está destinada al financiamiento a productores, pequeñas y medianas empresas, que se dediquen a las actividades del agronegocio en Ecuador.

El Presidente Ejecutivo de Banco del Pacífico manifestó que una de las cosas importantes dentro de la transformación de la entidad es dar los pasos necesarios hacia lo que es beneficioso para el país: contar con fuentes de financiamiento. Resaltó que hay un monto grande a través del fondo ambiental que podrían ser recursos que ayuden al financiamiento de proyectos en el país. Por aquello Banco del Pacífico se está preparando para cumplir con todas las etapas necesarias y comenzar a financiar productos verdes, que tengan sustentabilidad y sostenibilidad. “Esta no es una actividad aislada, hace algunos años el Banco viene haciendo acciones que no se han publicitado, como por ejemplo, trabajar en la reducción de todo lo que se contamina a través del anhídrido carbónico. Para que nuestros edificios tengan la mayor reducción posible de este efecto contaminante”, aseveró el funcionario.

La Corporación Andina de Fomento, a través de su programa de Cooperación Técnica, apoya a las instituciones públicas y privadas con financiamientos no reembolsables, para operaciones que permitan un valor agregado al desarrollo sostenible.  El destino y el objetivo de la “Cooperación Técnica” es diseñar un SARAS e incorporarlo dentro del proceso de aprobación de operaciones de crédito del Banco del Pacífico, acompañado del diseño de un producto financiero verde destinado a agronegocio.

“Contar con un SARAS es necesario para que esos recursos que están en el mundo puedan venir a los bancos de Ecuador y financiar proyectos ambientales. Esta cooperación técnica que firmamos va a ayudar  a que Banco del Pacífico cuente con un SARAS y hacer una evaluación ambiental y social de los proyectos que va a financiar  en el sector agrícola, área en el cual el Banco está trabajando activamente y destina más de $ 500 millones al sector”, señaló Bernardo Requena.
El director de la CAF recalcó que el SARAS es el primer paso para prepararse como banco para atraer todos estos recursos importantes de cooperación técnica. El Fondo Verde Climático (Green Climate Fund)  tiene $ 10.000 millones a nivel mundial a disposición para financiamiento de este tipo de proyectos. “Estos recursos van a los lugares que están preparados para recibirlos y Banco del Pacífico está yendo en esa dirección”, subrayó Requena.
sic  Fuente Radio Huancavica

___________________________________

La Comisión Europea traza la ‘hoja de ruta’ sobre Finanzas Sostenibles, marzo 9 de 2018. 

La Comisión Europea ha publicado su Plan de Acción para impulsar la contribución del sector financiero al objetivo de lograr una economía global más sostenible. El Plan está en línea con el Compromiso 2025 de BBVA, la estrategia de cambio climático y sostenibilidad del Banco, que contempla la movilización de 100.000 millones de euros en los próximos ocho años para favorecer la transición hacia una economía baja en carbono y promover el desarrollo sostenible.

*BBVA movilizará 100.000 millones de euros hasta 2025 para luchar contra el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible*

La lucha contra el cambio climático ha dejado de ser un objetivo para convertirse en una urgencia. La devastación del planeta y el agotamiento de las fuentes de energía de origen fósil hacen necesario la adopción de medidas urgentes para conseguir un modelo de desarrollo más sostenible. Así lo cree la Unión Europea. 
Según el Vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, “impulsar una economía más verde y sostenible es bueno para la creación de empleo, bueno para las personas y para el planeta. Con este Plan de Acción hoy nos aseguramos que el sistema financiero trabaje para este gran objetivo”. Pero aún estamos muy lejos de esa meta. Y es que, según las estimaciones de la Comisión Europea, cada año de aquí a 2030 habría que invertir 180.000 millones de euros adicionales para alcanzar los objetivos de sostenibilidad de la Unión Europea fijados en el histórico Acuerdo de París. Principalmente, la reducción en un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).
En este contexto se enmarca el Plan de Acción sobre finanzas sostenibles de la Comisión Europea presentado, y que entronca con los esfuerzos de la Unión de Mercados de Capital (CMU) para implicar al sector financiero en el objetivo de favorecer un desarrollo sostenible en beneficio del planeta y de la sociedad que lo habita.  sic  https://www.bbva.com/es/
____________________________________


En   A r g e n t i  n a  ...

Finanzas Sostenibles, el desafío de la Economía Mundial y la Agenda Local.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenibles, a través de sus 17 ODS y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático marcan un rumbo claro sobre las necesidades más urgentes de nuestros tiempos. Estas iniciativas convocan a los países a redigirir sus acciones hacia el uso sostenible de los recursos para lograr sociedad inclusivas, centradas en la dignidad de las personas, en las que nadie sea dejado atrás.

Para alcanzar los ODS y sus metas asociadas, será necesario una financiación pública y privada sin precedentes: unos 90 mil billones de dólares durante los próximos 15 años.

  • La Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) afirma que aún existen importantes déficits de financiación en la mayoría de las iniciativas destinadas a cumplir los ODS: de hasta 2,5 billones de dólares al año para los países en desarrollo. 
  • En base a un informe de la OCDE, acota invertir 6,9 millone de dólares en infraestructura cada año de aquí a 2030 para alcanzar el objetivo de calentamiento global de 2 ´C acordado en París.
Finanzas Verdes. Ya sea a través de los mercados de capitales o de la financiación directa, los bancos tienen una posición estratégica en el mundo económico para realizar las transformaciones necesarias en la economía y en las finanzas. Justamente, en las finanzas verdes, hay una iniciativa orientada a impulsar el financiamiento de inversiones amigables con el ambiente, por medio de técnicas sustentables aplicadas a entornos corporativos 
  • para reducir las emisiones de carbono
  • promover la eficiencia energética y 
  • evitar la pérdida de diversidad biológica
Alineado a ese contexto global y con el objetivo de apoyar la construcción de estrategias nacionales de finanzas verdes y fomentar el diálogo, en Argentina, empresas del sector bancario que conforman la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), entre ellas Banco Galicia han creado el Comité de Finanzas Sostenibles, espacio de intercambio y construcción colaborativa, a través del cual se comparten experiencias y mejore prácticas de la región, capacitaciones a las entidades financieras para la promoción de mejores prácticas socioambientales, desarrollo de canales de comunicación con los reguladores: BCRA y Autoridades Ambientales y funcionar como interlocutores con el Grupo de los 6: UIA, SRA, BCBA, Cámara de la Construcción, Cámara de Comercio.
Como antecedente de esta iniciativa se puede menciona que en agosto de 2016 por invitación de la Corp. Financiera Internacional (IFC), ADEBA se integró a la Red de Bancos Sostenibles (SBN) para facilitar el aprendizaje de sus miembros y apoyarlos en el desarrollo e implementación de políticas para incentivar y promover mejores prácticas y el financiamiento sostenible.
En diciembre de 2016, United Nations Environment Programme Finance Inciative (UNEP FI) invitó a ADEBA a afiliarse como "Supporting Institution" y se realizó en Buenos Aires, la "Mesa Redonda Regional de América Latina y el Caribe" para abordar la temática junto a otros líderes de la región.
El rol del sistema financiero es fundamental para contribuir con una economía de impato positivo de forma tal de que el rumbo marcado por el Acuerdo de París y los ODS, no termise en sólo una aspiración
La aplicación local de la agenda global nos permite orientar los esfuerzos en mejora las condiciones de las comunidades que nos rodean en términos de previsibilidad del negocio que impulsamos, pero además trasciende las compañías y aporta al desarrollo del país.
sic Fuente: Crónica

_______________________________ 

Avanzan las Finanzas Sostenibles. diciembre, 2017

Desde el sector público y privado argentino crece el interés sobre este tema, acompañando los avances internacionales y los lineamientos planteados por la ONU. Las finanzas sostenibles ofrecen además nichos de negocios, como los bonos verdes o las inversiones responsables.

A través de la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP FI, United Nations Environment Programme – Finance Initiative, según su nombre en inglés), las Naciones Unidas promueven el compromiso de las instituciones financieras en el desarrollo sustentable, implica la integración de consideraciones sociales y medioambientales en sus acciones.
Estas prácticas vienen ganando impulso en nuestro país en los últimos meses. Un caso en este sentido fue la reciente adhesión por parte de la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) a los Principios para la Sostenibilidad en Seguros, que forman parte de la iniciativa impulsada por la ONU.
Como señaló Ignacio Federici, gerente de Asuntos Internacionales del organismo, “estamos a nivel nacional volviendo al mundo en un proceso de reinserción internacional que implica una serie de medidas de mediano y largo plazo que busca el catch up de los estándares internacionales del mercado del seguro. Uno de ellos es el de sustentabilidad financiera, lo que significa incorporar los temas ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo en la toma de decisiones de las compañías y reguladores”.

Otra entidad que viene trabajando dentro de estos lineamientos es el Banco Galicia, única institución financiera privada de capital nacional que es miembro de UNEP FI.
Constanza Gorleri, gerente de Sustentabilidad de la entidad, señaló que “participamos en septiembre de 2015 en el marco de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, en el que se lanzaron los objetivos en esta materia. Lo novedoso entonces fue la declaración de Naciones Unidas de que para alcanzar estos objetivos y que los países puedan cumplir con estas metas, los gobiernos no pueden actuar solos, sino que deben hacerlo conjuntamente con el sector privado. Así es que nosotros alineamos nuestros objetivos locales con los lineamientos de esta agenda global”.
La ejecutiva destacó que, a partir de este compromiso, “cobra una relevancia importante el destino de las inversiones a realizarse. Es aquí de donde surge el concepto de finanzas sostenibles, que en realidad debiera ser el concepto de las finanzas en general. Bajo este concepto, se tiene en cuenta el triple impacto que ese financiamiento va a generar, es decir no sólo el económico sino también el ambiental y el social. Por ejemplo, el banco ha sido muy activo en crear, junto con las multilaterales, líneas de financiamiento para energías renovables o también líneas de financiamiento para la instalación de servicios básicos en lugares de bajo nivel de empleo o en zonas muy alejadas de los centros urbanos”.
“Por otro lado –agregó– se hace un análisis de riesgo de las inversiones en el que la mirada también está puesta en las acciones que una empresa que solicita un crédito va a realizar con ese financiamiento. Por ejemplo, en el caso de una curtiembre debemos fijarnos qué va a hacer con los fondos y que no se financie una inversión que pueda dañar un afluente. El banco es el único que adhirió, con lo cual está obligado a evaluar el nivel contaminante de las inversiones que financia y, a su vez, a promover líneas especiales o bonos que busquen el triple impacto”.
Gorleri indicó que actualmente se encuentran en una etapa de aceleración en relación a este tema. “Por ejemplo, este año se creó la Comisión de Finanzas Sostenibles dentro de ADEBA. Somos varios bancos reunidos en una agenda de trabajo en marco de las finanzas sostenibles. Asimismo, desde el sector gubernamental se fueron realizando acciones que favorecen este desarrollo, como el proyecto de ley de empresas de beneficio e interés colectivo (BIC). Hay una incipiente apertura de las autoridades a promover este tipo de inversiones a través de incentivos fiscales y de la generación de vehículos para inversión de impacto, incluyendo un Bono de Impacto Social y el primer fondo de inversión de impacto para Argentina, Paraguay y Uruguay, entre otros”, añadió.
En consonancia con el creciente interés que vienen despertando las finanzas sostenibles en nuestro país, en septiembre pasado Argentina fue, por primera vez, sede de la mesa redonda regional de América Latina de la UNEP FI.

Pablo Cortínez, punto focal en Finanzas Sustentables de WWF a través de Fundación Vida Silvestre Argentina, uno de los patrocinadores del evento, detalló que “las finanzas básicas tratan con números fríos, si se gana o se pierde, mientras que las finanzas sustentables incorporan también la cuestión social y ambiental. Dentro del sistema financiero, esto implica la inclusión dentro de los análisis de riesgo crediticio realizados por los bancos de la noción de la huella indirecta. Por ejemplo, frente al flujo de fondos que solicita el banco a la empresa, se deben incluir las certificaciones ambientales, como suele suceder con aquellas empresas que exportan a países como Alemania, Dinamarca, Holanda o los escandinavos, en los que estas exigencias son significativas”.
El experto agregó que “por otra parte, el banco pide un colateral que, en caso de que no se le haya hecho el análisis ambiental o social correspondiente, si esa empresa no paga y se ejecuta puede acarrear costos, por ejemplo, si se trata de un terreno que es un lugar sagrado indígena o un campo contaminado, que o no se puede vender o su valuación está muy por debajo de la registrada. En definitiva, cada vez es más costoso para el banco no realizar el análisis ambiental y social correspondiente”.
También, por el lado de las inversiones, el especialista señaló la importancia de “incorporar estos criterios ambientales, sociales y de gobernanza, por los cuales una cantidad creciente de inversores internacionales o institucionales invierten en bonos sustentables, tanto por normativas de los países como de los mismos sectores, como ocurre por ejemplo con CalSTRS, que es el fondo de pensión de los maestros en California, que debe por normativa invertir determinado porcentaje en inversiones responsables. Hay ya más de 2.000 signatarios en los PRI (Principles for Responsible Investment) de Naciones Unidas que están invirtiendo en este tipo de instrumentos”.

Una etapa embrionaria. Los especialistas consultados coincidieron en que nuestro país está dando los primeros pasos en materia de finanzas sostenibles.
Según Federici, “en la Argentina nos encontramos aún en una etapa muy embrionaria de difusión, investigación y research de estos principios y de su implementación en el sector. No estamos en un momento de proponer modificaciones o cambios regulatorios pero es una política de estado, de compromiso con los organismos internacionales, que adhiere a estos principios e iniciativas para generar confianza y transparencia en la sociedad y en el mercado mundial dentro de este proceso de reinserción. Apuntamos a que el mundo esté al tanto de que Argentina está comprometida, que estamos abiertos y queremos colaborar para incorporar a la inclusión financiera, social y el cuidado del medioambiente en nuestras acciones”.
En la misma línea, Gorleri puntualizó que “recién se está instalando el tema en el país. Estamos aprendiendo pero en el marco de una Argentina abierta al mundo, donde cada vez más los temas de sustentabilidad cobran relevancia a la hora de pensar las inversiones. Existe aún mucho desconocimiento sobre el tema y en este aprendizaje debemos interactuar todos: gobiernos, empresas y bancos”.
Si bien la situación es embrionaria, se percibe interés de los jugadores del medio local en avanzar con este tema. Cortínez señaló que “en la Argentina hay mucha avidez por conocer la temática. Desde nuestra entidad realizamos una encuesta junto con el BID en 2014 que mostró que sólo uno de cada cinco bancos había realizado un préstamo verde. Pero están muy interesados en conocer, informarse sobre lo que está pasando en otros países, el tema de los bonos verdes y los beneficios de incorporarlos, lo que es atractivo para ellos como fuente de fondeo a través de líneas blandas que están colocando los organismos multilaterales de crédito. Los bancos de Argentina pusieron este tema en la agenda. No se trata de filantropía, sino de nichos de financiamiento y de negocios para el sector financiero. Se requiere de una cantidad de capacitación y concientización y una serie de modificaciones necesarias, training del personal y aprendizaje de otras experiencias”.

El experto enfatizó, en este sentido, que recientemente Fundación Vida Silvestre firmó un acuerdo con ABAPPRA, la asociación de bancos públicos, “para la colaboración y asesoramiento en temáticas de riesgo y por la experiencia internacional como subsidiaria de WWF”.

Teniendo en cuenta esto, los especialistas se mostraron optimistas con el desarrollo que en los próximos años tendrán en nuestro país las finanzas sustentables.

Federici remarcó que “apuntamos a instalar el tema y generar conciencia, que las empresas nos acompañen. Vemos un escenario muy positivo en este sentido, a partir de las conversaciones que venimos teniendo con las empresas del sector, y estamos confiados en que podemos trabajar juntos. Se trata además de una tendencia mundial porque las propias empresas son más redituables al adoptar este tipo de acciones, como por ejemplo ocurre con el desarrollo de los bonos verdes. En esta línea es que armamos el Comité Nacional de Finanzas Sustentables, con la idea de darle al sector alternativas u opciones de inversiones. Todas estas cuestiones están alineadas con lo que el G20 y la OCDE esperan de los países miembros. Tenemos la responsabilidad de cumplir con estos objetivos”.

Por su parte, Cortínez opinó que “el momentum está llegando. Los bancos preguntan mucho, buscan interiorizarse, se están dando cuenta que éste no es un tema sólo para el área de riesgo y crédito sino también comercial: hay nichos de negocios como los bonos verdes y las inversiones responsables. A su vez, la gestión integral del riesgo se pregunta sobre los nuevos esquemas de riesgo a través de nueva normativa del Banco Central. La etapa de Argentina también es otra: el año que viene preside el G20, que tiene el Green Finance Study Group, por lo que deberá decir algo al respecto y cómo contribuir a que Argentina sea menos contaminante también en el marco del Acuerdo de París”.

Brasil, ejemplo de la región - Todos los especialistas consultados coincidieron en remarcar el liderazgo que Brasil viene teniendo en esta temática a nivel regional.

Como puntualizó Federici, el país vecino “es el que tomó un rol más activo en el tema de finanzas y seguros sustentables, a través de la SUSEP, que es la superintendencia de seguros brasilera. Es un referente a tener en cuenta tratándose de una economía de base de producción de commodities como la nuestra, por lo que el tema de la sustentabilidad impacta mucho. Pero también allí es muy nuevo en cuanto a políticas concretas. Por ahora, avanzaron en el relevamiento de lo que está haciendo el mercado en materia de este tipo de inversiones”.

También Cortínez destacó que “Brasil es el caso emblemático en la región. La federación de bancos del país está cumpliendo un rol muy importante, donde también a través de una alianza con WWF se están capacitando desde hace tiempo. Por su parte, el BNDES emitió bonos verdes hace cuatro meses, por mil millones de dólares, y la Bolsa de Comercio de San Pablo tiene un índice de sustentabilidad, un panel sustentable. También existe normativa del Banco Central de 2014 que obliga a que los bancos presenten informes ambientales”.

Gorleri reconoció que “Argentina se encuentra en un estadio más inicial respecto de otros países de la región como Brasil, México o Colombia, que nos llevan años de delantera, pero en cuanto este tema despegue se puede crecer rápidamente y estar en línea con lo que otros países hayan avanzado antes que nosotros”.   sic Fuente  NBSBancos y Seguros.
______________________________________ 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Qué contiene este blog

ODS 8 Trabajo decente y Crecimiento Económico

Salud - ODS 3